.

LA POLILLA

polilla
U
na polilla blanca, rubia, colorada. […] Que más da el color si es de una miserable polilla de quien se HABLA. Aterriza famélica, exhausta; Como si hubiera realizado un largo viaje…  En el alféizar de mi ventana abierta, desde donde se escapa un poco de luz. En esta noche triste, ¡que triste! Noche de otoño.

¿Que misterioso viaje habrá realizado? ¿Tendrá alma o se la habrán robado? ¿Que casualidades, aventuras, serán aquellas que hasta aquí la han guiado?

La polilla hace algunas reverencias con sus antenas al plegar las alas. Tomo en consideración saludarla por si CONTESTA.

 luego todo calla y miro al infinito… No dice nada, no veo nada, todo es pez oscura, más allá del tejado de enfrente medio arruinado por la pedriza, tendré que ponerme gafas y volver a mirar de nuevo con más detenimiento, desde los pies que me sostienen, cansados a veces… Oriundos y erráticos a la vez, en esta habitación cósmica.

Que mala idea la de hacerse mayor… Los buenos tiempos siempre fueron nuevos como el agua clara, que los viejos como el vino fueron gastados y ya no van de tupe ni calzan los mismos buggies. Ahora se les pudre el parquet del salón. ¿Los buenos tiempos donde estan?

Me siento inquieto, ridículo, perdido, tratando de buscar algo que no se que es… ¿donde esta?

Se que ha de estar en alguna parte. Tengo tanto desorden ambiental y emocional que parezco un felino encerrado en una jaula.

En esta claustrofóbica habitación, husmeo el aire podrido del cuarto, estirando la cola, lamiendo heridas y viendo pasar la vida, que a veces se acelera y otras se detiene, en un periplo atemporal de ideas, costumbres, pensamientos, razones y sentimientos, que me asaltan y luego se van, en lo que trato de poner atención, comprender, ordenar, centrarme en algo de lo que vino regalado por el viento y que más tarde TAMBIEN se va. 

Por más grande o insignificante que pareciera. La corriente arrastra todo sin menosprecio de que hubiese sido útil o inútil, pues en esa dirección es donde se halla el destino, donde todo surge y muere.

Limpia, estira, apila, lima, estudia, cocina, escribe, sueña, canta, pinta, seca, clava, sube, baja, trabaja. ¿QUIEN VIVE?

¡LA POLILLA ESE SER EXTRAÑO! parece inofensiva, ahí quieta, en mi ventana abierta. Que yo no se que es.., ni que vino a buscar en esta noche oscura. Observo… En este Otoño estrellado desde mi ventana.

Aun llevo la ropa de verano y tirito de frio. Más miedo no me da esta existencia desde donde me quisiera precipitar desnudo, de bruces y de narices, “cruz con la que me humillas” (me cito a mi mismo) Allí donde nacen las canciones de los poetas.

Ponerle un motor a un par de alas y salir volando dando vueltas y más vueltas.

Recuperar alegría, dejar de suicidarse. Pensaba mientras buscaba algo conocido, algo que sirviera para orientase. Tener una referencia por la que guiarse. ¿Pero que locura de vueltas da este cielo, que ni la estrella perro ladra? ¡Todavía es pronto! La noche no ha hecho más que empezar y cambia más que el día. Todo esta cambiando siempre en la oscuridad. Hay que esperar la oportunidad. Tal vez los cazadores salgan en la mañana porque se levanto la niebla.

Una voz grave resuena en la calle desierta, un auto pasa rápido por la avenida. La polilla permanece inmóvil. Tal vez espera su oportunidad, para poder colarse en la habitación...

¡Me da miedo! ¿se comerá mi ropa de verano? Prefiero que sus gusanos se coman antes, mi podrida carne.

No tengo nada, ni siquiera el deseo de tener, si no de estar parar ser. Cuantos mas seamos mejor, para tener algo que estando; Estemos dispuestos a compartir. ¿Quien podría no ser feliz? ¡Es una simpleza!


ventanaCompartimos el bostezo, y el aburrimiento, que cantando luego se va la pena de lo que nos disguste, atormente o aburra. Compartimos nuestros deseos, nuestros tesoros mejor guardados, momentos nuestros y de nadie más; como aire puro que es un clamor y del sol la luz. Compartimos el sueño en un profundo espejo, hecho de humo, hecho de bronce, hecho de lata vieja, de tibia de luna rota, donde mirarse desde las entrañas que la tierra fue preñando.


Me da pena ver esta pequeña moribunda, que inmóvil parece exhalar sus ultimas horas… ¡Todo es tan breve!

Me dan pena todas las polillas del mundo que no encontraron un hogar que apolillar.

La luz de las luciérnagas, en los pantanos, en las riveras y cañizales, Intermitentes envian señales de S.O.S  en los estios de cielos estrellados.

Código morse en todas direcciones, a almas proscritas de todo el mundo, que todos los días son perseguidas por ideas absurdas… Esas de las que nada tienes, nada entiendes, nada eres, nada vales, […]

¡Mentira podrida!

Ni siquiera eres uno más… de esos del montón. Tu eres mi amigo, mi vecino, mi compañero, el cartero que me trae el correo, el que mira el contador del gas que no tengo, y el de la cera de enfrente, que trae pescado del puerto y el de los frutos del huerto, tu eres el del traje claro que presto va en verano.

¡Tu eres ese que me trajo flores cuando ya estaba muerto!

Yo solo vine a este universo cuando estaba vivo, latiendo ante mi con energía de cuásar. Donde se doblan rodillas, calienta la sangre, se estira la piel como chicle, se inflan  recuerdos, y se hielan los huesos hasta fosilizar.

Nada inútil… Todo sirve en esta brevedad. Antes de volver a caer, alejándose o precipitándose por la gravedad de la todopoderosa muerte. Ese mundo de oscuridad infinita que hoy esta ante mi.

La vida sigue luchando por sobrevivir como en un instinto inútil a la fuerza de la parca implacable, que arrebata el ultimo aliento de los mortales. Deteniendo el tiempo, ocultando la luz.

Nada sabemos de ese lado misterioso, hasta cruzar el frondoso bosque de las hilanderas.

Más ya no me reclino más ni ante la vida, ni ante la muerte, que si he de pasar lo hare con la frente en alto, mirando el misterioso valle, que en esta postrimera vida de poco ya me puedo arrepentir. Si no del poco tiempo que nos fue dado y de otro poco que nos fue robado.

Nuestro tiempo efímero no pasa sin alcanzar parte de nuestra razón de ser, aunque fracasemos una y otra vez.

Todo fluye según sucede y habrás de creer en ti, si lo que pretendes es ser; Libre es decir. Así pues decídelo ¡ya! Y no andes muy lejos a buscar, que lo que has de decidir esta en ti.

Esa libertad de la que nadie te puede apartar, de la que nadie te ha de arrebatar. 

¡Haz un salto de fe a ti mismo! ¡Enfréntate a tus miedos! No pongas carmín a tus labios, Pon palabras justas, con un poco de Amor y otra pizca de razón.

Despues descalza tus pies y anda sobre los lomos de un dragón. Corre la aventura de tu vida, descubre el mundo de todos los mundos, y habita el tuyo con inmensa alegría.

En la radio ponen canciones que todavía no han sonado, el programa va a empezar… Enciende la radio y ponte a saltar, que va empezar.

¡Ser ateo!… o ser creyente…  ¡Que mas da!

¿ En que puedes creer?…

¿En helicópteros que sobrevuelan la cabeza cargados de armas, haciendo recados a las ancianas, enviando de vuelta a los niños de la escuela, deseando salud al personal?

¿En los albañiles que reparan la casa del senado del pueblo, el tejado del banco, la iglesia, el centro penitenciario, la farmacia, la acera de la plaza del mercado de abastos?

¿En aquellos que dicen que este mundo no puede sostener a todos los que lo habitan, porque somos demasiados y sobra la mitad?

¡Sucia mentira!

Pensar que para construir es necesario destruir, son ideas de la historia de la barbaridad.

Seguramente sobremos todos menos precisamente ese que eres ¡tu!

Pues ándate con pies de plomo amigo, no sea que te entre la gripe aviar de nuestros hermanos los gansos. Ó se te caiga encima la rama de un árbol podrido del parque, meneado por el aire caliente del desierto que choca con el aire frio contaminado del norte. Por falta de presupuesto en una población envejecida,

¿No es eso un si y un no al mismo tiempo?  ¿No es una llamada de atención de la salvaje selva? 

La memoria de lo que es y de lo que fue no se olvida. La devastación y furia destructiva, solo trae rencor y odio, horadan heridas y abren cicatrices. La memoria queda intacta. la verdad nos indica el camino.  

No cierres tu puños en venganza, ábrelas al infinito y deja que se vayan todos los males. No te pertenecen. Descubre el mundo, encuentra a tus hermanos y con ellos se libre.

Todo eso no es mas que una mezcla de tiempos revueltos, de mucha confusión e incertidumbre, como lo son y han sido todos los tiempos de crisis. Aquellos en los que había una ruptura con las formas y normas de gobierno de las sociedades, las instituciones, la cultura, economía, civilización que ya era parte del pasado, pero que no terminaba por desaparecer repentinamente, si no, poco a poco, porque el presente era incapaz de poder manejar ese cambio porque las fuerzas para lograrlo aun estaban naciendo.

¡Fuera de ambigüedades! Es hora de decir; Un no rotundo a la destrucción de la humanidad. Y a decir un si, aún más rotundo a la vida, de esa misma humanidad.

Una vida efímera capaz de sobrevivir en la adversidad, la crueldad, la injusticia. Que vive en un breve pero intenso sueño. Porque existe un destino que llega en la noche oscura, en este que es nuestro tiempo. DECIDELO

Admiro a esta polilla, que ha venido volando, desafiando a todos los murciélagos que viven en el piso de abajo. Ella tuvo fuerzas para llegar al umbral de mi ventana. Y se detuvo. ¿Porque?

Eso precisamente me pregunto, mientras miro esta existencia, queindefensa, silenciosa, llega a su fin.

En eso es que muero y que debo de ser creyente. En la dignidad de morir prudente, enderezado como muere el fusilado inocente. En no mataras y castigar a los criminales, en no robaras y castigar a los culpables, ante la ley e imperio de Sócrates, que mientras haya santos habrá de respetarlos.

Debo de creer en todas las cosas que no me cuentan, que no me dicen, que no se oyen… Si no por el delgado hilo de la vida de donde penden… Ese del que se tejió en el mismo día de nuestro nacimiento, ese que cada día esta más tenso y  próximo a la muerte, que es el que da forma y sentido a nuestro destino y termina cuando esta llega. CONCLUYE.

Dicen que las mariposas traen mensajes.

¿Las polillas lo son?...

¿ Pero por que tengo miedo de este insecto?

¿porque tiene el oído más sensible del reino animal con el grado más alto de frecuencia jamás registrado?

330khl por los 20 kHz de los humanos

¡Quizás! Son alucinantes sus pabellones auditivos, parecen de radar INTERESTELAR; Absolutamente genial.

Enciende la radio y sintoniza tú frecuencia… ¡ESCUCHA!

Tal vez mi mente se sobrexcite en la soledad de la noche, donde veo manadas de lobby, tiburones, serpientes, halcones, arañas, buitres […] Amenazantes.

Todos que aquí y allá como pirañas se comen los unos a los otros, igual que a los cuerpos muertos, se los comen los que se arrastran. ¡Ah!  ¡Que asco!

Así que para nada es tontería tener miedo de un insignificante insecto. Cuando presentimos que ya no volverá el día, que solo fuimos simios estúpidos, que peleaban innecesariamente entre ellos sin sentido.

la polilla se detuvo en mi ventana, fatigada, con la dignidad del que vivió  buscando su destino y, murió en la mañana fria.

 HABLA, CONTESTA, TAMBIEN.

¿QUIEN VIVE?

¡LA POLILLA ESE SER EXTRAÑO!

S.O.S.

DECIDELO, CONCLUYE, INTERESTELAR.

ESCUCHA…

¿ALGUIEN ESCUCHA?

“LA POLILLA”4 

la casa rosa

Corazonroto_3

Etiquetas de Technorati:
Etiquetas de Technorati: